Noticias

Triumph desvela la nueva generación de su explosiva Street Triple

Las nuevas Street Triple S, R y RS llegan con un carácter streetfighter elevado a la máxima potencia y avances que imponen por dentro y por fuera

La torre Arcelor Mittal Orbit es la obra de arte más alta de Gran Bretaña, todo un icono del Parque Olímpico de Londres 2012 y también se ha convertido en el escenario perfecto para la presentación de los tres nuevos modelos de la familia Street Triple. Desde los 80 metros de altura de su plataforma, cientos de afortunados invitados de todo el mundo han disfrutado de unas vistas imponentes descubriendo en persona las Roadster de altas prestaciones más explosivas, ágiles e intuitivas que jamás se han fabricado en Triumph. Pero los asistentes no han sido los únicos espectadores ya que, gracias a la retransmisión en streaming de este importante acontecimiento para la firma de Hinckley, todo el planeta conoce ya las máquinas británicas. Las nuevas Street Triple S, Street Triple R y Street Triple RS llegan para cautivar a motoristas de todos los tipos y estilos.

En 2007 Triumph presentó la revolucionaria Street Triple: ligera, rápida, divertida, ágil y con estilo. Con su emocionante motor tricilíndrico, sus líneas agresivas y su conducción intuitiva marcó la referencia, revolucionó el segmento de las roadster y acabó convirtiéndose en la favorita de los aficionados a las naked de todo el mundo. Una década después Triumph ha vuelto a romper las reglas del juego con la nueva gama Street Triple 2017, tres nuevos modelos equipados con la tecnología más avanzada al servicio del motorista, con más potencia, más prestaciones, mayor par motor, un embriagador sonido y menos peso que la generación anterior.

Las nuevas Street Triple S, Street Triple R y Street Triple RS cuentan, cada una, con su propia personalidad y objetivos, desde proporcionar la mayor diversión en el mundo real hasta convertirse en el arma definitiva en el circuito. De este modo la nueva Street Triple vuelve a convertirse en el referente del segmento con un nuevo motor de 765 cc nacido en los circuitos con tres niveles de potencia y par motor máximos, tecnología punta, suspensiones, frenos y neumáticos de las más altas prestaciones, una silueta agresiva y un peso insuperable. Y por si fuese poco, Triumph ha conseguido que la nueva gama sea aún más accesible para pilotos con distinto nivel de experiencia y estatura gracias a su versión de la Street Triple R de asiento bajo (LRH, LowRideHeight) y a la futura versión limitable al carnet A2. Si quieres conocer cómo funciona la Street Triple no te pierdas el vídeo.

El nuevo tricilíndrico que enamora

Desarrollado a partir del aclamado motor de competición de la Daytona, el nuevo motor de 765 cc de la Street Triple aumenta significativamente la entrega de potencia y par con una aceleración más intensa y unos cambios de marcha más suaves gracias a las variaciones en la geometría de la caja de cambios, una 1ª y 2ª marcha más cortas y un nuevo embrague asistido anti-rebote (en los modelos R y RS).

El propulsor tricilíndrico ofrece un notable aumento de las prestaciones, sobre todo a bajas y medias revoluciones gracias a los más de 80 nuevos componentes, como un nuevo cigüeñal, pistones y cilindros revestidos de Nikasil, y un mayor diámetro y carrera.

Cada uno de los nuevos modelos ofrece una configuración de motor, centralita y puesta a punto específica y adaptada para ofrecer el carácter, la potencia y las prestaciones más adecuadas al estilo de cada motorista. La versión S entrega un 6,6% más de potencia que la anterior Street Triple R y alcanza a los 113 CV a 11.250 rpm y 73 Nm a 9.100 rpm (un 7,3% más). Por su parte la Street Triple R y Street Triple RS se presentan como las versiones más traviesas con 118 CV y 123 CV respectivamente y un par motor máximo de 77 Nm que se entregan a 9.400 rpm en el caso de la R y a 10.800 rpm en la RS.

La banda sonora es más profunda gracias a un escape más ligero y de salida más abierta, combinada con una caja de admisión renovada que emite ese característico y adictivo sonido.

Más ágil, ligera y manejable

Más minimalistas y amenazadoras que nunca, las nuevas Street Triple son más ligeras que la anterior generación, afianzándose como las motos más ligeras de su segmento. Esta reducción de peso combinada con el incremento en la potencial del motor de 765 cc logra una impresionante relación peso/potencia que se convierte en un aspecto clave para las espectaculares prestaciones de las nuevas Street y su conducción explosiva y ágil.

El nuevo basculante en forma de ala, específicamente diseñado para la nueva gama Street Triple, ofrece una mayor rigidez torsional longitudinal, combinada con una reducción de la rigidez lateral. Así se maximiza la estabilidad a la velocidad superior que alcanzan las nuevas Street Triple para dar mayor seguridad y confianza al piloto, con una posición optimizada del eje de giro del basculante que ofrece una resistencia más natural del amortiguador trasero a la compresión en las aceleraciones fuertes. Esto permite una salida de curva más decidida y un comportamiento aún más preciso del chasis, que se percibe tanto en la carretera como en el circuito.

En el apartado sobre la parte ciclo también cabe destacar que las especificaciones de las suspensiones, frenos y neumáticos son superiores a la generación anterior. En la parte delantera la Street Triple S equipa una horquilla invertida Showa de 41 mm de diámetro y 110 mm de recorrido mientras que las versiones R y RS incorporan una horquilla invertida Showa BPF totalmente ajustable con 41 mm de diámetro y 115 mm de recorrido. En la parte posterior la versión S y R van equipadas con un mono-amortiguador trasero con depósito independiente y precarga ajustable, que en el caso de la Street Triple RS, es un Öhlins STX40.

A mayor potencia, mayor necesidad de una frenada a la altura de las más altas expectativas; por eso, las nuevas Street incorporan sistemas de frenos de altas prestaciones. Las pinzas deslizantes Nissin de dos pistones en el tren delantero y una pinza deslizante Brembo mono-pistón en la rueda trasera han sido las elegidas en el caso de la Street Triple S, mientras que las versiones R y RS incorporan pinzas radiales Brembo monobloque de 4 pistonesM4.32 ó M50, según modelo y una pinza deslizante Brembo mono-pistón en la rueda trasera.

Por si fuera poco las nuevas británicas Street Triple S y Street Triple R calzan unos neumáticos Pirelli Diablo Rosso Corsa que proporcionan una conducción precisa y una excelente estabilidad y agarre en carretera. La Street Triple RS está equipada con los Pirelli Diablo Supercorsa SP que ofrecen unas excelentes prestaciones en carretera y el uso ocasional en circuito.

Tecnología que maximiza la diversión y la seguridad

La nueva gama Street Triple representa un gran salto evolutivo en la tecnología orientada al motorista para lograr el máximo control y seguridad. Gracias a su nuevo acelerador electrónico ofrece una respuesta más vivaz y precisa del puño y una mejor transición entre las posiciones de gas/no gas. Además, permite incorporar diferentes mapas de inyección que, combinados con la configuración del ABS (desconectable en la Street Triple R y en la RS) y el control de tracción que cuenta con distintos niveles de intervención da como resultado hasta cinco modos de conducción. La Street Triple S cuenta el modo Road y Rain, a los que se suman el modo Sport y Rider (programable) en la versión R y además el modo Track en la Street Triple RS. Para hacer aún más divertida la gama, Triumph ha incluido de serie en las Street Triple RS el cambio semi-automático quickshifter, que también se puede añadir opcionalmente a las otras dos versiones.

El nuevo panel de instrumentos, que en la versión S se presenta como una evolución de la pantalla LCD de la Speed Triple, permite al motorista acceder a la información clave del nuevo ordenador de a bordo (velocímetro, tacómetro, marcha engranada, modo de conducción, nivel de combustible, odómetro, cuentakilómetros parcial y distancia del viaje).

En el caso de las Street Triple R y RS cuentan con una nueva pantalla TFT en color de 5 pulgadas con treso seis estilos (según el modelo), pre-asignados a los modos de conducción, que muestran diferente información y que sonfácilmente seleccionables en marcha, siempre con opción de fijar el contraste en posición automática o de alto contraste, para mejorar la visibilidad en cualquier situación. Además de la información que se muestra en el panel de la Street Triple S, este panel también muestra información adicional del ordenador de abordo como: consumo medio e instantáneo de combustible, autonomía, dos cuentakilómetros parciales, ajuste del contraste y estilo de visualización, información de mantenimiento, temperatura del refrigerante, warning y, exclusivamente en la versión RS, un cronómetro de vueltas.

Toda esta información es accesible rápidamente gracias al nuevo joystick de 5 posiciones optimizado ergonómicamente que incluyen las Street Triple R y RS en la piña izquierda y a los conmutadores renovados de la Street Triple S, procedentes de la última generación de las Speed Triple.

Y para aumentar la seguridad activa, la Street Triple S cuenta con luces de posición de LED en el faro delantero, 4,6 veces más visibles que en la generación anterior, además de aportar un bajo consumo y ser más duraderos. Por su parte, las Street Triple R y RS cuentan con nuevos faros diurnos de LED o DRL, que aportan un cautivador perfil lumínico y resulta 28 veces más visible que en la generación anterior.

Más actitud, estilo más agresivo y mejores acabados

La nueva gama presenta una notable evolución estética y ahora luce una actitud más intensa y una presencia más musculosa y afilada, inspirada en la actitud gamberra y firme de la última generación de las Speed Triple. Las nuevas líneas de diseño son más contemporáneas y agresivas, con una nueva carrocería, cúpula, protectores de radiador y la nueva admisión de aire integrada.

Además, el asiento se ha rediseñado por completo para lograr un biplaza más deportivo y agresivo sin sacrificar la comodidad del conductor ni del acompañante.

La increíble atención por los detalles eleva el nivel de acabados de la moto y destaca especialmente en toques de alta calidad como el subchasis en un color diferente para cada modelo, las nuevas protecciones de las estriberas del piloto y los soportes forjados para las estriberas del pasajero. Un paso más allá llega la Street Triple RS, que alcanza con un nivel de acabados muy superior, gracias a la quilla en color a juego, la tapa de colín intercambiable con el asiento del pasajero también a juego, y el protector inferior de la cadena, todos de serie.

Además, como toda la gama de motos Triumph, las nuevas Street Triple ofrecen enormes posibilidades de personalización gracias a los más de 60 accesorios disponibles en el catálogo y en el configurador on-line de Triumph como: silencioso Arrow, tapa de colín en el color de la moto, kit de protección del basculante y diversas opciones de equipaje.

Tres motos que irán llegando a los Concesionarios Oficiales de Triumph en España a partir de marzo, en el caso de la Street Triple RS en color Matt Silver Ice o Phantom Black (metalizado); en abril, la versión S en Diablo Red o Phantom Black (metalizado); y en mayo, la Street Triple R en distintos esquemas de color como Jet Black (brillo), Matt Aluminium Silver o Crystal White. El precio de acceso a la gama Street Triple será de 9.500 €(PVPR IVA incl.) para la Street Triple S; los precios de los modelos R y RS se conocerán a mediados de febrero.